La transición energética


En estos momentos, en nuestro país está teniendo lugar, un cambio que gran parte de la sociedad desconoce, es la denominada transición energética pero, ¿qué es esto?

Entendemos por transición energética al proceso por el cual se está pretendiendo un cambio a una economía más sostenible por medio de la eficiencia energética, el desarrollo sostenible y la energía renovable. El objetivo máximo de esta iniciativa mundial es acabar con el carbón, la energía nuclear y otros recursos no renovables, de forma que la obtención de la misma sea únicamente mediante energías renovables.

Evidente queda la necesidad de platear un modelo energético para alcanzar el objetivo de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, marcado por la Unión europea. Sin olvidarnos de otros aspectos no menos importantes como podrían ser la competitividad del sistema energético y la seguridad en su suministro.

Por lo tanto, algunos elementos clave de la transición de la misma en nuestro país serían; primeramente la sostenibilidad climática y ambiental

pero sin olvidar que esta tiene que sustentarse en mejorar aspectos como la economía descarbonizadora, crear empleo, conseguir un crecimiento económico…Por lo tanto los gobiernos deben de apostar por proyectos tecnológicos sin emisiones y estos deben de visualizarse a largo plazo que es donde se notarán los beneficios.

Por supuesto, no hay que olvidarse del impacto económico; la apuesta por este tipo de energías supondría dejar de importar entre 20000-30000 millones anuales de hidrocarburos y por consecuente la creación de empleos para el proceso de instalación, mantenimiento y operación de estas

instalaciones limpias.

Se debe de dejar claro que este tipo de planes son realmente efectivos a largo plazo. Claro está, la incertidumbre que se genera alrededor de estas nuevas energías y sobre las mejores políticas a aplicar, teniendo también en cuenta el hándicap de que los recursos del estado son limitados.

Por último, no hay que olvidarse de la importancia de que la coordinación de esfuerzos internacionales será un activo importante en el futuro de las energías renovables y por consecuente de la salud de nuestro planeta.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *